Solicitud homenaje a Amadeo Paltor

Nacido en Olesa de Montserrat en 1911, Amadeo Paltor llega a Caspe en el año 1942 para realizar el retablo de San Antonio de la Colegiata Sta. María la Mayor. Prendado de nuestra ciudad y de su paisaje (“había llegado al paraíso”, escribe en sus memorias) se quedó aquí hasta 1955, montando prestigioso taller en la Plaza Compromiso, donde realizó un número ingente de proyectos, alguno de los cuales, los que atañe a nuestra ciudad, destacamos los que siguen:

- el retablo de San Antonio en la capilla de San José, en la Colegiata.

- el retablo de la Virgen del Carmen, en la capilla del Carmen en la Colegiata

- el retablo de la Balma, en la su ermita en la calle Muro.

- la imaginería de la iglesia de Zaragoceta.

- la iglesia de la Residencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados

- la iglesia de Santa Lucía

Retablo de la ermita de la Balma

Retablo de la ermita de la Balma

Continue reading

Posted in Caspolinos por el mundo, Cultura, La Imagen del día, Nosotros, Noticias, Patrimonio, Proyectos asociación, Sin categoría

Recordando a Miguel de la Quadra

Hoy hace un mes que murió un hombre que marcó la vida de muchos… entre ellos la mía, Miguel de la Quadra Salcedo.

He tenido la suerte de ir a la Ruta Quetzal (ahora Ruta BBVA) en 4 ocasiones, primero como expedicionaria con 17 años y luego como monitora y subjefa de campamento. Para los que no la conozcan, es un programa internacional ideado para unir lazos entre Latinoamérica y España a través de un viaje en el que se mezcla cultura y aventura. Para participar hay que presentar un trabajo sobre una serie de temas. Si eres seleccionado, recibes una beca para viajar durante 45 días junto con otros 350 chavales de 52 países diferentes por Latinoamérica y España (al menos cuando yo participé). Bueno, todo esto sería una “definición objetiva”, pero lo que realmente significa es una EXPERIENCIA en mayúsculas.

Mural homenaje realizado con fotos de gente vinculada a la Ruta

Mural homenaje realizado con fotos de gente vinculada a la Ruta

Continue reading

Posted in Caspolinos por el mundo, Colaboraciones, Crónicas de viaje, Cultura, Efemérides, Gustosa recomendación

SAHARA OCCIDENTAL. DE LA COLONIA AL EXILIO (II)

Los incidentes de 1970 y la guerra de Ifni

El 17 de junio de 1970 se produjo una concentración pacífica en El Aaiun, en el barrio de Hatarrambla, tolerada por las autoridades españolas porque se suponía que iba a celebrarse la conversión de la colonia en provincia. Pero, muy al contrario, los concentrados entregaron un manifiesto independentista al gobernador y la tensión fue subiendo de tono hasta convertirse en manifestación, que desbordó a la Policía Territorial (formada por soldados de reemplazo). En el cuartel del III Tercio de la Legión se improvisó una tropa que acudió al lugar del conflicto; fue recibida a pedradas y abrió fuego, matando a varios manifestantes e hiriendo a otros. Bassiri fue detenido y nunca más se supo de él; todo indica que fue fusilado en la zona de dunas. El capitán que mandaba a los legionarios que actuaron aquel día era Carlos Díaz Arcocha, que años después sería nombrado superintendente de la Ertzaintza y asesinado por ETA.

Barrio saharaui de El Aaiún colonial

Barrio saharaui de El Aaiún colonial

Continue reading

Posted in Colaboraciones, Crónicas de viaje, Cultura, Gustosa recomendación

Sos del Rey Católico, un plató de cine

Aragón es tierra de cine. En los últimos años, nuestra comunidad se ha convertido en un gran plató de cine que atrae a producciones internacionales a rodar en El Castillo de Loarre (El Reino de los Cielos, 2005) o Albarracín (The Promise, protagonizada por Chritian Bale y todavía en fase de producción),  y también a producciones nacionales de gran éxito reciente como Que se mueran los feos o Palmeras en la nieve. Y es que la relación del cine y Aragón se remonta a los inicios del Séptimo Arte en España con la cinta rodada en 1896 por Eduardo Jimeno: “Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza”. Después vendrían Segundo de Chomón, Luis Buñuel, Carlos Saura, etc.

SOS PUEBLO

Pero hoy nos queremos centrar en uno de los rodajes más recordados en Aragón: La Vaquilla. Se trata de una de las grandes obras maestras del cine español y que fue filmada por Luis García Berlanga, en el verano de 1984 en la población cincovillesa de Sos del Rey Católico (Zaragoza). Más de treinta años después de su estreno, la villa todavía recuerda con cariño el rodaje porque son muchos los sosienses que, en mayor o menor medida, participaron en la película.

RODAJW WIKI

LA VAQUILLA PELICULA 4

Empezaremos nuestro viaje de hoy por el final: el estreno de la película. La cinta se estrenó el 28 de febrero de 1985 en un cine zaragozano y fue todo un acontecimiento. Llegaron el director y muchos de sus protagonistas en un tren especialmente dispuesto desde Madrid para el evento y fueron recibidos en el andén por la banda de música de Rivas (Ejea de los Caballeros), que también aparecen en la grabación. La cinta contaba con guion de Rafael Azcona, un elenco de lujo y se trataba de la película más cara hasta ese momento del cine español con unos 300 millones de pesetas de presupuesto. Cuentan las crónicas de la época que el director cumplió la promesa de dedicar la recaudación del estreno a obras de conservación del municipio. Pero para llegar al estreno hubo que pasar un verano en Sos.

LA VAQUILLA PELICULA 2

LA VAQUILLA PELICULA 3

LA VAQUILLA PELICULA 1

Una comedia de la guerra civil española.

Berlanga y Azcona, director y guionista, consiguieron algo que, todavía hoy, parece difícil: realizar una comedia sobre la Guerra Civil. La acción se sitúa en el frente, con las tropas enfrentadas muy cerca. A la zona republicana llegan noticias de  que en la zona franquista se va a torear un toro por la virgen de agosto, así dirigidos por el brigada Castro (Alfredo Landa) y el teniente Broseta (José Sacristan) forman un grupo variopinto y cómico que marcha a por la vaquilla con el único interés de coger al animal y alimentar a la tropa. En esta escena vemos como se planifica la acción:

https://www.youtube.com/watch?v=vcJ2SbbP5gA

La película resultó ser un éxito de crítica y se convirtió en uno de los títulos clásicos de Luis Garcia Berlanga junto a El Verdugo, Plácido, Bienvenido Mister Marshall o La Escopeta Nacional.

 El homenaje del Sos en el 25º aniversario.

Pese al paso de los años, Sos siguió recordando la visita de la gente del cine con cariño y emoción. En 2009, desde el municipio quisieron conmemorar el 25 aniversario del rodaje con numerosos actos que incluían la colocación de un conjunto de 12 esculturas, realizadas en bronce por el escultor José Luis Fernández, que representan las sillas que suelen utilizar los directores. Además se incluyen algunos de los diálogos más destacados de la película. Las sillas quedaron distribuidas por todo el municipio, marcando algunos de los lugares que salen en la película. El conjunto se completa con una representación del propio director, colocada a la entrada del túnel que lleva a la cripta de la iglesia.

ESCULTOR WEB MUNICIPAL

Pero como si de una historia “Berlanguiana” se tratase, las sillas de la ruta de la Vaquilla no permanecerían mucho tiempo en su sitio. En 2013 fueron retiradas y reubicadas a la entrada del municipio, siendo colocadas en círculo en torno a la escultura de Berlanga.

SILLA 2

identidadaragonesa.wordpress.com

Posted in Crónicas de viaje, Cultura, Efemérides, Gustosa recomendación, Patrimonio

El Matarraña: un lugar para refrescarse

El verano se acerca y en nuestra comunidad encontraremos numerosos cursos de agua y lugares donde poder refrescar las calurosas tardes de estío. Hace un tiempo os hablábamos en una entrada de este blog del Parrizal de Beceite, un espacio natural que nos lleva hasta el nacimiento del río Matarraña en, más o menos, una hora y media de suave paseo y supone uno de los puntos naturales más bonitos de toda la provincia turolense.

el parrizal

Continue reading

Posted in Colaboraciones, Crónicas de viaje, Cultura, Gustosa recomendación, Patrimonio

Sahara Occidental. De la colonia al exilio (I)

Agotadas las prórrogas de incorporación a filas por estudios, poco antes de los exámenes de quinto curso mi nombre entró en el sorteo de quintos que se hacía en cada zona de reclutamiento. Cuando fui a mirar el resultado en el viejo cuartel, ya desaparecido, de San Lázaro, situado a orillas del Ebro entre el Puente de Piedra y el también desaparecido Cine Norte, supe que tendría que hacer la mili en una de las últimas colonias europeas de África, el Sáhara español.

            A primeros de julio entré en el Ejército y, tras un largo, incómodo, incluso penoso viaje, llegué junto a un par de centenares de reclutas a un aeródromo militar situado en pleno desierto, junto al cual un barracón metálico sostenía un pomposo letrero: “Aeropuerto de El Aaiún”. No se inquieten los lectores que no les aburriré con historietas de la mili, parecidas a las que habrán vivido en carne propia u oído a algún familiar o amigo con edad suficiente como para haber hecho el servicio militar obligatorio. Yo siempre he preferido el sistema de leva a uno mercenario, pero aclararé, para que se entienda el espíritu mohíno con el que abordé mi primera experiencia sahariana, que me resistía a formar parte de un ejército que sostenía a una dictadura fascista y, por si esta fuera pequeña razón, mucho menos de un ejército colonial.

Años 70. Vista aérea de El Aaiún

Años 70. Vista aérea de El Aaiún

Continue reading

Posted in Colaboraciones, Crónicas de viaje, Cultura, Gustosa recomendación

Con mucho gusto (18): Excelente sensibilidad de estos vecinos

Solo tenemos palabras de gratitud y aplauso hacia los propietarios de esta casa de la calle  Teruel, que recientemente la han restaurado de un modo brillante sino también ejemplar. Se ha actuado con una pulcritud y un detalle que para sí quisiéramos en muchas casas del caso antiguo. Os dejamos una foto del inicio de los trabajos y otra del resultado final.

1

Continue reading

Posted in Cultura, Gustosa recomendación, Patrimonio, Sin categoría

Fundido a negro (IV): Cinco películas raras que tendrías que ver

Con el paso de los años, habiendo pasado buena parte de mi tiempo libre viendo cine de todos los géneros y épocas. Y habiendo discutido y discrepado sobre la materia con todo tipo de espectadores, y por mucho que los Boyeros y gafapasters de turno digan, he llegado a una conclusión,  simple y sencilla. Hay dos categorías básicas y universales de cine: el que te gusta y el que no te gusta. Luego está el que no sabes si te gusta o no. O el que te deja indiferente, o el que te gusta sin haber razones ninguna para ello, o esa película que en su día te maravilló y que en un segundo visionado te hace bostezar hasta el tedio. Y luego están las que no ves por algún tipo de extraña animadversión o fobia cultural o manía personal (sí, Aronofsky, ésta va por ti).
 
Prejuicio, esta tonta e inútil actitud que no podemos evitar. El pecado no está en opinar, faltaría más, sino en criticar sin ver, en poner una muralla frente a tí y frente a un tipo de cine o película en concreto. Deberíamos ser más abiertos. No hay nada de malo en ver cine Iraní, ni en ver  los grandes blockbusters norteamericanos. Lo malo es tomar partido, atrincherarse, y no saber disfrutar de cada uno de estos extremos reconociendo sus virtudes y defectos.
Posted in Artículos opinión, Cultura, Gustosa recomendación

Murero, la capilla sixtina de los trilobites

La pequeña localidad de Murero está situada a unos nueve kilómetros de Daroca. Su casco urbano se asienta en la fértil vega del río Jiloca. Su edificio más importante es la iglesia de Santa María la Mayor de la que despunta una torre de reminiscencias mudéjares, cuya parte alta de ladrillo se corona con almenas. A escasa distancia está el funcional edificio del ayuntamiento, en el cual llama la atención el escudo de la localidad. Fue aprobado por el Gobierno de Aragón en 1998 y en él destaca un trilobite dorado flanqueado de dos escudetes con el señal Real de Aragón bajo una corona real.

escudomurero

Continue reading

Posted in Colaboraciones, Crónicas de viaje, Cultura, Gustosa recomendación, Patrimonio

Carlos Izquierdo, maestro de la Herradura

En una visita al Archivo Municipal de Caspe, en busca de información interesante sobre nuestro pueblo, descubrimos que el 5 de febrero de 1918 el Ayuntamiento, en sesión ordinaria, nombra maestro de la Escuela Municipal de la Herradura “a don Carlos Izquierdo, por considerar que es el que reúne mejores condiciones, ya que así se desprende la documentación presentada, además de las referencias particulares que de dicho señor se tienen (…)[1]“. El dato era relevante, porque la memoria oral no recordaba ningún maestro anterior a Genaro Pallás.                                   

            Seguimos leyendo. Unos meses después, el alcalde, Fulgencio Cirac Zaporta, junto a dos concejales y el secretario de la corporación,  visitan dicha escuela con motivo de los exámenes. “En ellos se patentizó la labor del profesor don Carlos Izquierdo, meritísima, por cierto, a pesar del poco tiempo que lleva al frente de la Escuela, y de luchar con la apatía de algunos padres, poco celosos por la educación de sus hijos”[2]. El entusiasmo es tal que se acuerda, por unanimidad, “se den las gracias al profesor en oficio laudatorio estimulándole a seguir con el mismo entusiasmo que se sigue haciendo la labor comenzada”. Del mismo modo, se expone “la necesidad que existe de que se construya adosado a la escuela un cobertizo en donde se puedan guarecer los niños en caso de tormenta y que no esté la escuela abierta”. Un magnífico maestro, unas instalaciones en vías de mejora, un alumnado presumiblemente muy numeroso y una corporación entusiasmada con la escolarización de sus vecinos. Bien.

            Pero la vida se tuerce, y de qué manera, apenas unas semanas después. En la sesión del 29 de octubre, en el apartado de facturas a pagar, se da cuenta de una “a Felipe Campos por el ataúd para el cadáver del que fue maestro de la Herradura, importante 27 pesetas”. Y unas líneas después se deja constancia del “sentimiento de la corporación por el fallecimiento del maestro de la Herradura, Don Carlos Izquierdo”[3].

            ¿Qué ha podido pasar? ¿Un accidente? ¿Una enfermedad repentina? Mucho peor. Carlos Izquierdo fue víctima de “la gran gripe”, la pandemia  más devastadora de la historia, que solo ese año, 1918, mató entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo. Y en Caspe no debió pasar de puntillas, porque en la misma acta se hace constar “que en atención a las tristes circunstancias por que está atravesando la ciudad con motivo de la epidemia gripal reinante, se supriman las ferias que anualmente se celebran en esta ciudad y que se haga saber al vecindario por bando y en el Boletín Oficial conocimiento de los forasteros que de ordinario asisten”[4]. Y en la sesión de la semana siguiente se hacía hincapié en la decisión de pagar el féretro y el sepelio del maestro, así como se concedía “gratuitamente el nicho número 40 para la inhumación de sus restos[5].

DSC03990

            La curiosidad nos roe los tobillos, de modo que cogemos el coche y nos acercarnos en ese mismo instante al camposanto caspolino. Entendemos que un enterramiento del año 1918 debe corresponder a la manzana 1, la más antigua, aquella en la cual pueden verse lápidas a caballo entre los siglos XIX y XX.  El nicho 40, en la fila superior, se nos muestra herméticamente cerrado, pero sin ninguna lápida o inscripción que ayude a saber quién o quiénes descansa(n) allí. La superficie rugosa de su tapa invita a pensar que no se ha tocado en muchísimo tiempo. Volvemos al Ayuntamiento. Con los dedos en aspas preguntamos al funcionario encargado del registro de cementerio si es posible saber quién está enterrado en el nicho 40 de la manzana más vieja. “Espera a ver, cariño”, nos dice, mientras regirá entre unas fichas ya de papel sepia. “Tomad nota: allí está Carlos Izquierdo Herrero. Fecha de inhumación: 21 de octubre de 1918. 25 años. Soltero”. Días después, en el juzgado caspolino, descubrimos que el finado era “hijo legítimo de Gaspar, ignorándose la madre, natural de Aguilar (Teruel)”[6].

Carlos Izquierdo, en el centro, con sus alumnos de la escuela de Belchite, su anterior destino  (Col. Gaspar Izquierdo)

Carlos Izquierdo, en el centro, con sus alumnos de la escuela de Belchite, su anterior destino (Col. Teófilo Izquierdo)

            Así que allí sigue. Casi cien años después. No nos resulta difícil imaginar la ilusión del joven al acceder a su plaza de maestro, ni su tesón por educar del modo correcto al nutrido grupo de niños que tendría a su cargo. Puede que para entonces hubiera decidido echar raíces aquí, con nosotros. Puede incluso, quién sabe, que su rostro se turbara cada vez que una joven herradurana fuera a recoger a su hermano. Algún día, piensa para sí, tal vez reúna el valor suficiente para pedirle que baile en una de esas improvisadas verbenas que a la luz de un tedero tenían lugar en el Soto, en la Malamaisón o en la Rebalsa. Puedo que, si una terrible enfermedad no se hubiera cruzado en su camino, sus nietos o sus bisnietos correrían hoy por las calles de Caspe. Quién sabe. Todo eso son conjeturas.

            Lo que no es conjetura, sino realidad tangible, es que la cofradía de Santa Bárbara, patrona de los herraduranos, quiso homenajear a su profesor y costeó una placa para su nicho, en la que dice:

CARLOS IZQUIERDO HERRERO

21 DEL 10 DE 1918 A LOS 25 AÑOS

LA HERRADURA EN RDO A SU MAESTRO

            Recuérdalo tú y recuérdalo a otros.

Roque Frau


[1] Acta de la sesión Ordinaria del 5 de Febrero de 1918. Archivo Municipal de Caspe. Caja 30. Tomo 4, página 68v.

[2] Acta de la sesión Ordinaria del 8 de Junio de 1918. Archivo…, p. 88v.

[3] Acta de la sesión Ordinaria del 29 de octubre de 1918. Archivo…, Tomo 5, página 15v.

[4] Ídem op. 4, pp. 16 y 16v.

[5] Acta de la sesión Ordinaria del 5 de Noviembre de 1918. Archivo…, Tomo 5, páginas 16v y 17

[6] Archivo Judicial. Registro de defunciones. Tomo 45, ff. 178 y 178v.

Posted in Colaboraciones, Cultura, Gustosa recomendación, Patrimonio, Publicaciones