LA CASA DE TODOS

Desde hace casi un mes, la fachada de la Casa Consistorial luce con todo su esplendor, tras la profunda restauración, limpieza y pintado en los últimos meses. La actuación se desarrolló entre Semana Santa y medievales y ha permitido que nuestro Ayuntamiento tenga el aspecto señorial que merece.

Aspecto actual de la fachada del Ayuntamiento

Datada en el siglo XIX, existió en su solar otra Casa Consistorial pero fue destruida en la primera guerra carlista. Así, Cacho y Tiestos, en sus imprescindibles Anales, anota lo siguiente el 22 de febrero de 1855:

El Ayuntamiento estaba instalado en el ex-convento de San Agustín; y allí también estaban las escuelas. Las Casas Consistoriales habían sido incendiadas en 1837. A fin de poder reedificarlas, pide a la Diputación Provincial el vender una lámina contra el Estado de 265.500 reales de vellón y con su importe hacer la obra. La Diputación accede. La obra se va a realizar en plazo breve

Cuatro años después, leemos: “La casa de la villa. Se examinan las cuentas y se aprueban, lo cual quiere decir que se está reconstruyendo dicha Casa” (6 de febrero de 1859). Y pasados otros cuatro años, podemos ver que la obra está previsiblemente terminada, cuando el Ayuntamiento hace sendos seguros, de 120 mil y 40 mil reales de vellón para el inmueble y el mueble de la Consistorial, respectivamente (21 de junio de 1863.

Imagen del Ayuntamiento a principios del siglo XX

 

Esto dice de dicho edificio el Catálogo Monumental de Bressel y Marco (1981):

Edificio clasicista, con fachada revocada y simétrica, que consta de planta baja, noble y áticom con diversas molduras señalando exteriormente los forjados.

En planta baja destaca la puerta de acceso, señalada por dos columnas exentas laterales, que sostienen un entablamiento donde apoya el balcón central de la planta superior. A ambos lados de la puerta existe una ventana.

En la planta superior existen tres vanos, con balcones. El central enmarcado con pilastras con estrías y arquitrabe volado con abundantes molduras y dentículos, y los laterales, más sencillos, con marcos moldurados y dinteles decorados.

En el ático existen tres vanos cuadrados, con marcos y alféizar moldurados y dinteles decorados, enmarcados a su vez por pilastras con estrías. Queda rematado por diversas molduras, ligeramente voladas y un frontón semicircular amplio, con reloj en el centro.

Destacamos el importante papel que ha jugado la Fundación Santa María de Albarracín en la recomposición de las diversas molduras.

La fachada del Ayuntamiento vuelve a ser motivo de orgullo para los caspolinos. Esta obra merece, por tanto, una Matrícula de Honor.

AACCC

Posted in Cultura, Gustosa recomendación, Noticias, Patrimonio

Los comentarios están cerrados.