Fundido a negro (IV): Cinco películas raras que tendrías que ver

Con el paso de los años, habiendo pasado buena parte de mi tiempo libre viendo cine de todos los géneros y épocas. Y habiendo discutido y discrepado sobre la materia con todo tipo de espectadores, y por mucho que los Boyeros y gafapasters de turno digan, he llegado a una conclusión,  simple y sencilla. Hay dos categorías básicas y universales de cine: el que te gusta y el que no te gusta. Luego está el que no sabes si te gusta o no. O el que te deja indiferente, o el que te gusta sin haber razones ninguna para ello, o esa película que en su día te maravilló y que en un segundo visionado te hace bostezar hasta el tedio. Y luego están las que no ves por algún tipo de extraña animadversión o fobia cultural o manía personal (sí, Aronofsky, ésta va por ti).
 
Prejuicio, esta tonta e inútil actitud que no podemos evitar. El pecado no está en opinar, faltaría más, sino en criticar sin ver, en poner una muralla frente a tí y frente a un tipo de cine o película en concreto. Deberíamos ser más abiertos. No hay nada de malo en ver cine Iraní, ni en ver  los grandes blockbusters norteamericanos. Lo malo es tomar partido, atrincherarse, y no saber disfrutar de cada uno de estos extremos reconociendo sus virtudes y defectos.
 
Y de eso precisamente vengo a hablarles hoy. De cinco películas raras, cinco películas muy distintas, pero similares en su propia peculiaridad. Cinco películas poco conocidas que pueden tirar hacia atrás, de hecho son paradigmas del prejuicio hecho cine. Pero oigan, crítiquenlas, ensalcenlas, o bostezen cuanto quieran, pero hagan el favor de verlas, que la vida son dos días, apenas una veintena de pelis. 
 
1. The Man from earth (2007)
 
Una película minúscula en su concepción pero mayúscula en su ambición. Un grupo de amigos se reúnen para despedir a un compañero de trabajo que se marcha repentinamente a otra ciudad. Una cabaña en el bosque, un puñado de personajes arquetípicos alrededor de una hoguera. Parece una película de terror o la última de Tarantino ¿no?. Pues para nada. Esta pequeña película es toda una joya. Una habitación, un puñado de personajes y un guión ingenioso que te hace pensar y pensar y volver a pensar. Desvelar su trama es fastidiar la magía de la película. Que más tarde su director rodara “Abraham Lincoln vs zombies“, la hace más rara y extraña si cabe. Disponible gratis en youtube. No hay excusa que valga.
 
2. Love Exposure (2009)
 
Vale, si hay un cine raro ese es el asiático, eso es verdad. El ritmo lánguido y las interpretaciones tan exageradas de sus actores desde luego no ayudan. Pero si hay algo raro raro raro es esta peli Japonesa del  año 2008 dirigida por Sion Sono. Un adolescente ve impotente como su padre se ordena sacerdote tras la trágica muerte de su madre  y decide pecar para llamar su atención. Tras esta simple sinopsis, se esconde una montaña Rusa argumental que es mejor no desvelar. ¿Puede mezclarse el cine de Takeshi Kitano, Tarantino, Kubrick, Haneke, con un toque de melodrama y humor made in japan sin caer en el máximo de los ridículos?. ¿Se puede hacer todo esto usando el Bolero de Ravel como nunca nadie lo ha usado en la historia del cine?. ¿Se puede hacer una película de ¡¡cuatro horas!!?. Sí se puede, y está película es una muestra de ello.
 
3. The room (2003)
 
No confundir con la pelicula de éste año que le ha valido el oscar a mejor actriz a Brie Larsson, por favor. Nada mas lejos de la realidad.
 
“The room” esta considerada como una de las “mejores/peores películas de la historia”.  Un pretendido melodrama que acaba siendo una comedia involuntaria. Y un bodrio tremendo que ha acabado siendo un film de culto. De hecho, su director/guionista/productor/actor principal, el gran Tommy Wisseau, hombre del renacimiento posmoderno y poseedor de una risita encantadora, se gana la vida haciendo bolos con la película bajo el brazo. Una pelicula perfecta para vez con los colegas y echar un chupito cada vez que en la peli algún personaje entra en una habitación y alguien diga: “Hi, menganito!!” 
 
La bola de nieve acerca de esta peli porno sin porno ha crecido tanto que James franco y sus colegas porretas de Hollywood van a llevar la historia de este hombre y su delirante obra al cine. Esperemos que sea graciosa, esta vez sí, voluntariamente. 
 
4. Millennium Actress (2001)
 
Volvemos al cine de verdad en general y al cine japonés en particular para detenernos en el cada vez más aplaudido cine de animación nipón y para homenajear al malogrado Satoshi Con, uno de los grandes de la animación japonesa. 
 
Satoshi Con nos dejó tan sólo cuatro largometrajes ántes de morir de cáncer en 2010. Una corta filmografía, pero más que suficiente para asegurar que estábamos ante un titán de la imaginación audiovisual, un autor con una sensibilidad especial y un gran narrador de todo tipo de historias. Si bien todas sus películas merecen estar en esta lista, por buenas y por raras, me he decantado por Millenium Actress. Quizás no la mejor de su filmografía, pero en mi opinión la más emocionante. 
 
Una legendaria actriz japonesa, ya anciana y recluida en su casa en el campo, repasa a lo largo de una entrevista su carrera y la historia del Japón del siglo XX a través de sus películas. La deliciosa complejidad de su apuesta narrativa, la mezcla entre ficción y realidad, la nostálgica mirada a la memoria personal y colectiva, confluyen en una conmovedora oda al cine que está sólo al alcance de unos pocos elegidos.
.
Nunca sabremos cúan lejos hubiera llegado Satoshi Con de seguir entre nosotros. Pero sabemos a dónde llego, y eso es lejos, muy lejos. Absolutamente imprenscindible.
5. Manic Pixie Dream Girl (“2013”)
 
Admitámoslo, el cine patrio siempre nos ha parecido un tanto raro, tan desconectado de la realidad de la sociedad española como de los gustos del público. Y aunque eso se va corrigendo poco a poco, aún queda sitio para propuestas rompedoras. Un ejemplo de ello es esta película del año 2013 dirigida por Pablo maqueda. Producida bajo la iniciativa “littlesecretfilm”, y basándose en hechos reales,  la historia se desarrolla a través de videoblogs de internet para contarnos una perturbadora historia. Y, lo más meritorio, una sola actriz se encarga de dar vida a todos los personajes de la película. Quizá hoy, tres años después de su discreto estreno, la propuesta no parezca tan rompedora. No en vano los youtubers son para las nuevas generaciones algo así como las  nuevas estrellas del rock. Pero eso la hace todavía más valiosa, porque supo ver lo que las nuevas tecnologías podían llegar a afectar en nuestras vidas. No se pierdan a Rocío León en un trabajo para enmarcar.
 
Fernando Bolaño
Posted in Artículos opinión, Cultura, Gustosa recomendación

Los comentarios están cerrados.