Caspolineando (XXV): la “Santa” cerollera

La anécdota o chascarillo nos la chivaba el pasado mes de marzo la tiá Dolores “la sembradora”, bella persona y con una gracia especial para contar historietas.

“Se conoce que en tiempos de mi abuelo el San Sebastián de la parroquia no dormía en la iglesia, sino en la casa de algún cofrade; el que fuera dormía. Y resulta que una vez se les cayó cuando lo trasladaban al templo. El caso es que lo arreglaron como pudieron, y salta uno: “Quiós, ya no se romperá más, que en tal sitio tengo una cerollera”. Total que cogieron las caballerías y el tronzador y cortaron la cerollera para hacer el tronco al que está atado San Sebastián El trozo que sobró lo uso mi abuelo para forrar el pesebre de las mulas, porque si era solo de yeso se rompía al golpear las cadenas de las caballerías. Y se discurrió esta copla:

Glorioso San Sebastián
criado en mi romeral,
del pesebre de mi burra
eres pariente carnal"

Queremos recordar esta chanza hoy, precisamente hoy, día de San Sebastián, principal patrón de Caspe, con cariño y gratitud a Dolores Piazuelo, que nos dejó hace muy poquito, y a su hijo José Manuel Fillola. Hombre bueno.

Modesto

Posted in Caspolineando, Colaboraciones, Gustosa recomendación

Los comentarios están cerrados.