Romería de San Bartolomé (por Rogelio Maza)

La Romería de San Bartolomé desde siempre es un día festivo en la Ciudad de Caspe, que se celebraba anteriormente en la ermita de San Bartolomé que existía en la huerta de “Cauvaca” donde además había una escuela municipal a la que acudían los niños que habitaban esa huerta. Ese día, los habitantes de la Ciudad de Caspe bien provistos de comida y bebida se dirigían a este lugar buscando acomodo en las frondosas alamedas que jalonaban las orillas del rio Ebro, donde dar buena cuenta de estas provisiones.

10_03_5

En la alameda (Autor: Fernando Ballabriga)

Por la mañana asistían a misa que en esa ermita se celebraba patrocinada por el Cabildo Caspolino, los huertanos y algún privilegiado vecino de la ciudad acabada la misa pasaban al edificio de las escuelas donde el ayuntamiento servía un “ágape”.

La gente joven y chiquillería, se quedaban en los alrededores, los unos jugando y los otros intercambiando palabras no exentas de picardías y tomando alguna copa de anís en los puestos y mesas que los vendedores ponían en las eras adyacentes a la ermita y a la escuela.

También tenía vivienda el ermitaño que allí vivía, el cual pasaba a pedir limosna por las calles de Caspe un día a la semana. Decía: ” Ave María Purísima, el ermitaño de San Bartolomé” aunque directamente no pedía limosna todo el mundo sabía que vivía de ello.

Esa fiesta, nunca antes se había celebrado el lunes después de pascua. Esta fecha es bastante reciente, vemos en los anales de Caspe que en el año 1852 y día 11 de abril, el Excmo. Ayuntamiento decide celebrar la fiesta de San Bartolomé el tercer día de  pascua de resurrección y el 4 de abril de 1885 toma la decisión de que sea el segundo día de pascua o sea los martes de resurrección.

También vemos en dichos anales  que en el año 1851 el ayuntamiento acuerda no ir a la fiesta de San Bartolomé. En el año 1846 la ermita está en ruinas y el ayuntamiento como no tiene dinero, acuerda dejar de cobrar los impuestos a los vecinos que la arreglen por su cuenta. La primera noticia que se tiene de la ermita de San Bartolomé data de 1117.

Como vemos la fiesta de San Bartolomé en Caspe siempre ha tenido gran popularidad y desde el año 1885 siempre se celebraba el martes después de pascua.

42.jpg~1

Día de romería, en San Bartolomé (Autor: Fernando Ballabriga)

Con motivo de la proliferación en España de la construcción de grandes embalses y pantanos algún iluminado vio la necesidad de construir uno que inundara un inmenso territorio que abarcaba desde Mequinenza a Escatron, este macroembalse de 500 km de costas quedo terminado y empezó a llenarse y a inundar huertas, montes, ermitas, monumentos y casas…

Como no podía ser menos la ermita de San Bartolomé quedó bajo las aguas y solamente pudieron recuperarse las imágenes y algún bien mueble  tanto de la ermita como de la escuela, antes de inundar se le exigió a la empresa constructora del embalse que debía construir otra nueva en el entorno de la antigua.

En Caspe, está la sociedad Deportiva de Pesca, y a su directiva se le ocurrió con un acertado criterio del futuro desarrollo de la ciudad, construir un poblado a orillas del embalse para esparcimiento de sus asociados, adquirió los montes de “cauvaca” y los vendió en parcelas a sus socios y simpatizantes, el precio fue de diez pesetas el metro cuadrado.

Esta sociedad adquirió un gran desarrollo en la ciudad de Caspe, siendo un modelo a seguir tanto por sus trabajos dentro del deporte de la pesca como por el desarrollo que impulsó en las orillas del embalse.

Estamos en los años sesenta dentro de la Sociedad Deportiva de Pesca, continuamente surgen ideas que nos lleven a mejorar nuestro entorno.

Después de las inundaciones muchos fueron los caspolinos que emigraron a Cataluña, pero que  no pueden olvidar a su Caspe así que en cuanto tienen ocasión vienen a pasar dos o tres días , esto ocurre casi siempre en semana santa.

En Cataluña, la semana santa se alarga un día más y así el lunes tienen fiesta, pero aquí en Caspe la fiesta era el martes. En la sociedad de Pesca decidimos que debíamos cambiar el día de San Bartolomé al lunes siguiente de pascua, iniciamos las gestiones ante las autoridades locales haciéndoles ver nuestro  punto de vista, no lo aceptan y empiezan a poner trabas e inconvenientes, después de bastantes discusiones sin resultado, decidimos hacerlo por nuestra cuenta ya que se nos habían dicho que hiciéramos lo que quisiéramos que San Bartolomé se celebraría como siempre en martes.

Ermita S Bartolome Pescadores (2)

Nueva ermita de San Bartolomé, en Pescadores

Empezamos una campaña a nivel local de propaganda, dando nuestra opinión sobre el asunto. Lo comunicamos a los socios, poniéndonos en contacto con el servicio de bares de la ciudad, ofreciéndoles el sitio que necesitaran completamente gratis en los terrenos del poblado. Asimismo nos pusimos  de acuerdo con el club polideportivo regido por el Padre Baselga para montar competiciones deportivas ese día en el poblado, accede gustoso, nos ponemos también en contacto con el club de colombofilia y deciden montar una suelta de palomas ese día, Contratamos una orquesta.

Luego entablamos conversaciones con el señor cura, para que celebre la misa como siempre había sido, surgen muchos inconvenientes, la imagen del santo estaba depositada en la parroquia y lo convencemos para que procesione en un vehículo hasta el poblado, como no había ermita nos ponemos en contacto con el Sr. Longas para que nos permitiera hacer el altar en la escalinata de su casa en el poblado y accede encantado a todo lo que se le pide.

El lio estaba servido y ahí nos tienes haciendo propaganda para que los caspolinos se decidan a celebrar san Bartolomé el lunes de pascua. Ese día sale un sol precioso y los caspolinos llegan de forma masiva al poblado, se celebra todo lo previsto y el santo es llevado en procesión desde la parroquia para que presida la misa. La procesión fue sobre todo de vehículos, nunca se había hecho nada igual, se puso a disposición de todos los caspolinos los terrenos de lo que hoy es una gran urbanización y la iniciativa fue un éxito. Al año siguiente no hubo que insistir para repetir la celebración en lunes.

La sociedad de pesca cedió unos terrenos para que se construyera la ermita con una sola condición, que además de a San Bartolomé estuviera dedicada a San Pedro. (El proyecto y construcción de la misma fue a cargo del constructor local :  Agustín More Galicia que obtuvo el premio “Arquitecto Magdalena”

(Este relato en su segunda parte lo suscribo en primera persona porque yo fui uno de los miembros de esa junta)

Rogelio Maza Salvo

Posted in Caspolineando, Colaboraciones, Cultura, Gustosa recomendación, Patrimonio, Sin categoría

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: