Piedras que haban

No la verán quienes caminan con prisas y mirando la pantalla de su móvil. Ni tampoco quienes se fotografíen en el atrio bajo el parteluz. Hay que escorarse un poco más y, sobre todo, ir al detalle, si se quiere reconocer esta inscripciones en uno de los huecos del pórtico en los que, en su día, hubo apóstoles de piedra.

salas_ricomá

ANY MCMXVI ¿Por qué esta inscripción en la fachada de la Colegiata? ¿Por qué en catalán?

salas_ricomá - copia

 

Tal día como hoy, pero de 1908, se publicaba la R.O. por la cual pasaba a ser Monumento Nacional el Atrio de la Colegiata de Caspe. En aquel agasajo no pesó tanto el interés artístico -que no discutimos- como sí el hecho de haber sido testigo de un acontecimiento de gran trascendencia para España: el célebre Compromiso. A principios del  siglo XX, en plena Restauración borbónica, la creación del Estado Liberal buscaba sustentarse ideológica y moralmente en hitos célebres de nuestra historia. Lo acaecido en Caspe 500 años atrás fue recogido por la historiografía oficial como un anticipo de la creación de esa gran España que nació con la unión de los Reyes Católicos.

El “deplorable estado de conservación” de la Colegiata, en general, y del pórtico, en particular, en los albores del siglo XX, motivó que desde Madrid se encargara un proyecto de restauración (sólo de dicho atrio) al célebre arquitecto catalán Ramón Salas Ricomá. En la nutrida correspondencia de la obra observamos la importancia que para el buen fin de ese proyecto tuvieron, entre otros, el por entonces párroco de Caspe D. Cruz Laplana y el Diputado a Cortes por su distrito, D, Angel Ossorio.

arxiu_tarragona 061

En el Catálogo de la Exposición “100 años, 100 imágenes” se recogen un par de imágenes de las obras que se desarrolaron en ese atrio entre los años 1915 a 1918 y que, como no podía ser de otro modo, estuvieron marcadas por recortes económicos que invalidaron la tentativa inicial de Salas Ricomá por reponer su rica ornamentación imaginería. Apenas el presupuesto dio para restaurar un par de ménsulas. Nada más se pudo hacer.

Boceto de Ramón Salas Ricomá

Boceto de Ramón Salas Ricomá

La inscripción que hoy mostramos en su recuerdo de lo que pudo haber sido y no fue. Otro más.

Alicota

 

Posted in Caspe 2012, Caspolineando, Colaboraciones, Cultura, Efemérides, Gustosa recomendación, Historia del Compromiso, Patrimonio

Los comentarios están cerrados.